Capilla Flexible

"Proyecto Final de Grado"

Los elementos que conforman y dan sentido a la arquitectura religiosa no son los vanos, techumbres y columnas, si no la ambientación. La pureza generada a partir del color blanco, junto a la calidez de los materiales y la luz natural, se alzan como elementos esenciales para la formación de una ambientación espiritual. De este modo, el ambiente sirve a lo sagrado dándole mayor protagonismo. Partiendo de este supuesto, el espacio interior de la capilla previamente existente, carente de luz y frío, cambia hacia un espacio de contemplación, en donde los cinco sentidos se despliegan. En esa transición y contraposición de elementos es en donde se va a centrar el concepto de este proyecto. Luz frente oscuridad, calidez frente a frialdad, para generar una atmosfera de espiritualidad. Pero, ¿a quién no le gustaría estar disfrutando de un espacio potencialmente espiritual mientras lee un libro, contempla una escultura, piensa o escucha música? ¿Porqué no aprovechar las virtudes que este tipo de arquitectura aporta para realizar otro tipo de actividades no religiosas que permitan y fomenten la realización personal de la sociedad? Las respuestas a estas preguntas son centrales a la hora de satisfacer la necesidad acuciante de mostrar una imagen más actual de la iglesia, en donde los espacios de culto sean cedidos para el disfrute de todos. Mostrando a la sociedad una iglesia más abierta al mundo, se demuestra que la espiritualidad no solo reside en lo religioso, si no en lo que hace crecer y enriquecer al ser humano, obteniendo de esta manera un espacio flexible, y en definitiva, una capilla flexible